viernes, 12 de diciembre de 2008

Almas...

¡¡¡Friooooo, que fríooooo, frioooooooo...!!!

Corramos un tupido velo (o estupido, va por gustos) y pasemos a hablar del disco propuesto.


Con solo el título ya se me ponen los pelos de punta, y es que este disco, aparte de ser uno de mis discos favoritos de todos los tiempos, es uno de esos discos especiales, de los que han sido escuchados en cierto momento de tu vida que hizo que calara más hondo. Uno de esos discos que no puedes calificar por el simple echo de ser algo aparte, es algo que forma parte de ti y que no es como los demás CDs. Seguro que me entendéis.

Nada más empezar a sonar la distorsión del principio, me pongo melancólico, es como si la música que fuera a sonar la conociera de toda la vida y ella a mí, es algo con vida propia.

Según lo vamos escuchando, nos damos cuenta de que nos cuenta una historia triste, una ruptura emocional muy fuerte con otra persona. Vemos que habla de esa espiral decadente en la que nos sumimos cuando vemos que nos falta esa otra parte de nosotros, esa caída que nos llevamos cuando quizás nuestra alma gemela no era tan idéntica como creíamos. Siempre se puede intentar arreglar, pero, sabemos, muy en el fondo, que ya nada volverá a ser igual. Ya lo dice el titulo, “Juntos somos extraños”, algo paradójico para ese alma que llegó a conocer cada rincón de nuestra existencia.

La voz de Tim Bowness es especial también, quizás no sea uno de esos cantantes de altos registros o de infinidad de recursos, pero ni falta que le hace. Él, directamente, te abre el pecho y te susurra con una dulce voz que no quieres dejar de escuchar. Se le nota una persona que ha sufrido y que quizá ese dolor solo pueda ser transmitido por sus labios.

Conforme avanzamos en la escucha vemos una evolución en la persona herida, quizá, hasta esa redención con forma de asimilación, de autoconvencimiento final para dar comienzo, de nuevo, a la vida.

Este disco, también lo veo perfecto para caminar o conducir por la ciudad, pero de noche, con las luces de la ciudad contándonos sus historias, para ver pasar las farolas a nuestros lados mientras vamos por las eternas carreteras que no queremos que acaben. Un disco que ademas de golpearte el corazón, te invita a la reflexión y a imaginar la historia de su protagonista que, probablemente, sea la misma que la nuestra, una historia de largas caminatas solitarias por esos lugares vacíos que parece que solo conozcamos nosotros, que quizás hayan sido regalados por el mundo solo para nosotros.

En resumen, no puedo ser más sincero, estas palabras me salen solas mientras escucho esta pequeña obra de arte que forma parte de mí por estar en el momento justo en el lugar exacto, solo decir que, gracias No-Man.

-- Ursiban –comencé- perdona que te pregunte, pero… ¿por qué siempre te muestras tan distante?

Mi ya del todo amigo me miró a la cara dejando a un lado el lejano mundo en el que estuviera pensando, no pareció sorprenderse, su cara seguía tan seria pero inspiradora como siempre, y, tan tranquilo como de costumbre, me contestó:

-- Por que me siento cómodo contigo.

Era la última respuesta que me hubiera esperado, me dejó un poco confuso, pero enseguida pude contestar con un < ¿Qué?> que obligó a Ursiban a contestar coherentemente:

-- Pues eso, nuestras almas están en muy buena sintonía.

Seguía sin entenderle, creo que era la primera vez que me pasaba aquello con él, y eso que habíamos pasado decenas de situaciones similares.

-- Bueno… -continuó explicando Ursiban- para mí, todas las almas están conectadas con un hilo, aunque sea muy fino, y el nuestro es bastante fuerte, me hace sentir seguro.

-- ¿Te refieres a eso que dicen algunos filósofos de que todo está conectado en una especie de "Todo" hasta el ultimo átomo? –le pregunté aún sin salir de la pequeña confusión. Creí entenderle.

-- No, ja ja ja –pareció divertirle mi comentario, cosa que me puso un poco más inquieto ya que él jamás reía- tú siempre tan lógico y sensato.

-- Entonces explícate –dije en un tono medio amenazante.

-- Pues… -pareció relajarse un poco antes de explicar- ¿como explicártelo…? Bueno, es como cuando tienes una relación muy fuerte con alguien y notas que estás conectado siempre a esa persona, como si siempre estuvierais presentes el uno con el otro.

-- Entiendo… -hice creer.

-- Para mí… esa sensación es debido a que el hilo que os une es mucho más groso, ya que lo habéis alimentado con vuestras almas y sentimientos, logrando que un alma se amolde con la otra formando así una única forma.

No esperaba para nada ese tipo de pensamiento en Ursiban, creía que empezaba a conocerlo, pero realmente su interior era aún para mí una caja de sorpresas. Pero su conversación comenzaba a fascinarme, su visión me causaba buena sensación e hice una especie de gesto para que explicara un poco más. Muy pocas veces lograba ver a mi compañero así y había que aprovechar.

-- Todas las almas –pareció de nuevo situarse para proseguir- tienen una forma, y según con quien se unan pueden, digamos, encajar más o menos, logrando así una nueva forma de la unión de ambas. Si alguien se muestra ofensivo, su alma crece y solo sabe aplastar, casi siempre sin querer, a otras almas más pequeñas. Imagínate aquellas que siempre están abiertas y reciben tal reacción…

-- Sería doloroso –empezaba a entenderle.

-- Sí, pues todas esas relaciones hacen que los hilos que nos unen cambien. Si pudieran ser visibles esas uniones veríamos el mundo entero cubierto, ya que cualquier interacción que hayamos tenido con cualquier otra persona, por muy pequeña que sea, nos forma un hilo aunque sea de invisible grosor.

-- ¿Así que todas las personas con las que he hablado o cruzado la mirada formaron una unión conmigo? Eso quiere decir también que aún permanecemos unidas ¿no?

-- Exacto.

-- ¿Y porqué dices entonces lo de nuestra sintonía?

-- Porque nuestras almas, a pesar de ser grandes, no se molestan la una a la otra, ni se juntan, ni se aplastan mutuamente. Hemos creado un grueso hilo irrompible, algo creado a partir de un perfecto equilibrio.

Ese comentario me dejó pensativo, realmente Ursiban, a pesar de su abisal frialdad, había mostrado un aprecio hacía mí, pero no uno cualquiera, si no uno fuerte. Su punta de vista realmente no me convenció del todo, pero si que me hizo respetarle un poco más y sentir aún más curiosidad por él. Entonces, me paré a analizar un poco mi reacción y análisis, con lo que se me esbozó una pequeña sonrisa que probablemente Ursiban viera.


Creo que ya sé a que se refería…

5 comentarios:

Vantysch dijo...

En ocasiones los hilos se desvanecen, por lo breve de la interacción, por la distancia o el tiempo. Pero en otras ocasiones (quizás de las que habla Ursibán) los hilos casi pueden percibirse a simple vista.
Entonces un lazo eterno une ambas almas y los silencios miran y las miradas hablan.
Y hablo en primera persona cuando digo que siento ese hilo con mi alma gemela más que nunca. Y es en el silencio de sus verdes ojos que encuentro todo lo que había buscado a su alrededor.

Sí, creo que empiezo a entender a Ursibán...

Un abrazo ;)

Ameria Shindou dijo...

El tema de los hilos yo tambien lo he pensado a veces.
Me ha gustado tu relato, como siempre :)
Este se me hizo muy corto

Gema dijo...

Muchas gracias por el disco! No lo tenía!
Te he dicho alguna vez que me encantan tus escritos? :P
Me gustado mucho lo que has escrito sobre tus sentimientos cuando escuchas el disco. Qué razón tienen esa palabras. Precioso.

Un saludo!

la rosa separada dijo...

Empezaré por decirte que a mí, personalmente No-Man me transporta; los acordes, la voz susurrada-¿qué tendrán los susurros que nos hacen viajar con el alma?- la melodía entrando en cada poro, llenando cada arteria y vena; y transportando a través de la sangre roja, tan roja, el oxígeno de la vida. Sí, digo de la vida por qué cómo bien dice Ursiban "todo está conectado a través de un hilo". La vida es un hilo, un hilo que nos guía y siempre en silencio; silencio buscado, silencio deseado, silencio profundo. Silencio, por que el silencio nunca es vacío, como las almas...

Almas, ¿gemelas?. No creo en ellas; yo, busco el complemento. Complemento de alma, espíritu.

"Por siempre extraños": nunca se llega a conocer a la persona que tienes delante, pero es que nunca llegamos a conocernos a nosotros mismos. Eso es la vida: una continua búsqueda...

Beso rojo

P.D: la canción "sleepwalker" transporta al futuro; la esperanza está aquí...

Ed Smith Andersson dijo...

Escuchando...
Disfrutando...
Cambiando...

Estoy enamorado de éste tío... artisticamente!