viernes, 6 de junio de 2008

Familiar...


Continuamos con otro disco que descubrí hará ya un largo año (como pasa el tiempo de rápido), en el cual puedo presumir de aparecer en los agradecimientos especiales:


Abigail's Ghost - Selling Insincerity


Con un claro sonido a lo Porcupine Tree, pero, eso sí, con toque muy personal, Kenneth Wilson (que casualidad el apellido) no quiere ocultar esta influencia y nos brinda con un excelente disco.

Oscuro, sincero y directo, este grupo novel empieza con un debut hecho con muchas ganas e ilusión, cuidando hasta el último detalle en la producción y los arreglos, consiguiendo un resultado más que notable.

Lleno de detalles, es un disco para disfrutar tranquilamente y admirar el esfuerzo de sus creadores. Recomendado a todo el mundo, sobretodo si eres fan de los citados primero.




Dime Ursiban, ¿tienes familiares?


Ursiban no reaccionó ante mi pregunta, siguió mirando a un lado hacia la nada en aquel bello prado de color amarillento por la escasez de lluvias. Habíamos decidido descansar un poco allí, en aquel lugar perdido en el que el hombre aún no había tenido oportunidad de poner sus civilizadas zarpas encima.

Por fin, el muchacho decidió mirarme, giró la cabeza lentamente y me miró con su gentil mirada y con una apacible sonrisa en los labios:

- Sí -se limitó a decir.

Tuve que insistir un poco más para sacarle información sobre su familia, al final, tras hablarle un poco de la mía viendo que no se animaba, pude sacarle algo:

- Una abuela...

Interesante, al parecer, Ursiban se había criado con una mujer del campo poco acostumbrada a la ciudad y, entre los dos, tuvieron que adaptarse a la moderna y supuesta cómoda urbe.

Por lo poco que me contó, ella era una mujer inteligente y astuta, que se sacrificaba por los suyos, aunque eso significara tan solo mal para ella misma. Algo digno de admiración, pero que por desgracia, hoy en día (e incluso antes, supongo) mucha gente no sabe valorar. Preferimos valorar a gente que convencen con buena labia aunque vivan del cuento (o de actitud similar).

Según contó, siempre que tenían un rato libre volvían al campo, su abuela siempre le decía que no podía dejar atrás sus raíces, se sentía extraña si no sentía la tranquilidad y la naturaleza del campo. Extraña por no sentir en el paisaje los tonos verdes fusionándose con el azul celeste de la tierra que la vio nacer.

Ursiban contaba lo menos posible, pero mi curiosidad y mi perseverancia fueron más fuertes que su reservada actitud y conseguí que me contara algo más.

Al parecer, también tenían una especie de juego especial entre ellos, inventado por su abuela, que trataba de que, siempre que veían algún tipo de animal, creaban historias o cuentos sobre ese animal en concreto, llegando a imaginar todo tipo de aventuras que podrían haber ocurrido.
Me pareció una curiosa y buena manera para aprender, su abuela a la vez que lo divertía, le enseñaba y le desarrollaba de paso la imaginación.

Intenté imaginar los buenos momentos si hubiese tenido una abuela como la suya, la de historias que hubiera conocido o hubiese creado mi mente. Me di cuenta que yo no fui ese tipo de niño, ¿fui extraño entonces?
A su vez, me hizo preguntarme si tanta imaginación a la larga es buena, si no nos encerraba con ello en una burbuja ignorando la cruda realidad. Supongo, que cada uno tenemos una vía de escape contra los problemas cotidianos (y no tan cotidianos) y contra el típico estrés moderno. Así que quizás tampoco está tan mal, supongo que solo hay que saber controlarlo.

Eso me hizo esbozar un tipo de sonrisa que hacia tiempo que no había tenido. Me sentí extraño y melancólico, pero para nada mal, si no con una sensación confortante, así como extraña y familiar al mismo tiempo.

La historia de Ursiban despues de dejarme pensativo un rato, hizo darme cuenta que quizás ahora comprendía un poco más el funcionamiento de su mente. Puede que siempre estuviera pensativo imaginando todo tipo de historias, recordando con ello la buena época de su abuela. O eso creo al menos.



Como ya he dicho, ya no quedan personas como su abuela. No sé si seguirá viva, no quise indagar más por si se molestaba, pero es muy claro que hoy en día ya no pasamos tanto tiempo con nuestra imaginación, o incluso con nuestras personas más mayores, preferimos otros divertimientos menos naturales...


4 comentarios:

Ameria Shindou dijo...

Que bien, te has hecho un blog aquí.
Ahora llenalo de buena música y de tus buenos relatos ^^
Por cierto nos linkeamos?
Di que si TT___TT

Vantysch dijo...

Hola! ya veo que no soy el primero en dejarte un comentario jeje. Sigue con tu viaje. Como era una idea que me rondaba hace mucho y como me has dado envidia, he creado mi blog (http://vantysch.blogspot.com). Espero que te guste.Un saludo! (Por cierto el último de BRMC muy muy bueno, te lo recomiendo)

ChelyJR dijo...

Jeje, ¡gracias por comentar!

¡Enseguida os linkeao a los dos! No me cuesta nada :D

A ver hasta donde llega el viaje, tengo esperanzas de que sea largo y gratificante.

Gema dijo...

Me estoy bajando este disco a ver que tal, por lo que has dicho pinta muy muy bien. Están muy bien tus relatos.

Un saludo!